UDG
INVESTIGACIÓN
DEL@DIFUSIÓN
DEL@DOCENCIA

La experiencia del totalitarismo: monotemática en la obra de Herta Müller

Ir a Pdf

 

Hariet Quint
Departamento de Estudios Literarios
Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades
Universidad de Guadalajara

 

 

La experiencia del totalitarismo: monotemática en la obra de Herta Müller


Entra y asómate por la ventana.
Así verás más.
H. Müller

 

Resumen: La literatura de Herta Müller es un recuento de la opresión vivida durante los últimos años del totalitarismo comunista rumano. Los personajes desesperanzados llevan un doble discurso: el cotidiano y el privado. Para entender la obsesión de Herta Müller de construir en su obra literaria un monumento al sufrimiento de las personas que vivieron bajo un régimen totalitario, se anexan al final del artículo cartas de la policía secreta rumana en las que tratan de difamar a la autora. Herta Müller ganó el Premio Nobel de Literatura en 2009.

Palabras clave: Herta Müller, literatura alemana, totalitarismo, Premio Nobel

Cuando Herta Müller nos cuenta una historia, su pasado cobra vida. Treinta y cuatro años vividos bajo un régimen totalitario, no se olvidan. Ella no tiene que hurgar en su memoria para encontrar las letras negras con las que el comunismo rumano marcó su vida. Las tiene presentes todo el tiempo. De sus datos biográficos publicados sabemos que nació en Nitzkidorf, en el Banat, una región que perteneció hasta 1918 al Imperio Austro Húngaro. Después de la primera Guarra Mundial fue anexada a Rumania y la población de origen alemán que vivía en este territorio le fue asignado el estatus legal de ciudadano rumano de nacionalidad alemana. Es egresada de la Facultad de Germanística de la Universidad de Timisoara y trabajó como maestra. Al negarse a cooperar con la policía secreta (securitate), fue despedida de su puesto. Decidió dedicarse a la escritura a partir de 1984, sin tener el derecho de trabajo y publicación en Rumania. Desde 1987 vive como escritora en Berlín, Alemania. En 1999 cuando visitó Guadalajara, en la Feria Internacional del Libro después de haber hablado en una conferencia de los terribles sucesos del régimen comunista, alguien del público le preguntó si no guardó algún recuerdo feliz de su patria. Se quedó pensativa. Por un instante en su rostro se divisó una sonrisa frágil y después contestó, que el único recuerdo feliz que guardaba eran las reuniones periódicas con los escritores de nacionalidad alemana, en las que debatían cuestiones literarias o entrenaban su léxico con juegos de palabras. Son los sitios luminosos en su memoria, de los que pocas veces habla y no menciona en sus libros.
            En su obra, la autora describe imágenes de la vida real, en las que se refleja la represión infligida por las autoridades, el temor presente en la vida de cada individuo, el vacío, la enorme tristeza de sentirse atrapado y la impotencia ante esta situación. Para entender la angustia de los personajes de Müller y el tema tratado en las novelas, me parece importante mencionar algunos mecanismos del totalitarismo.
La población vivía bajo el continuo control de la securitate. Símbolo del oscurantismo comunista, el significado de esta palabra sólo puede ser comparable con la inquisición. Y se me ocurre esta analogía por dos razones. En primer lugar, porque ambas palabras entrañan: persecución, temor, tortura, demencia y resignación; y en segundo, el enemigo como no existía en realidad, era inventado (Todorov, 1998: 63-67). Para controlar y someter a toda la población, la policía secreta instaló una red eficiente de espionaje. Se decía con frecuencia en aquel entonces que ‘de tres rumanos, dos trabajan para la securitate’. Esto evidentemente propició un clima de gran desconfianza. La securitate volvió insegura la vida de todos los ciudadanos: se sospechaba del vecino; los teléfonos se usaban con precaución, porque podían estar interceptados; la censura se aplicaba a todo documento escrito: cartas, artículos y libros; en cualquier lugar cerrado podía haber micrófonos, que la gente llamaba ‘chinches’. Los amigos se escogían con cuidado y reserva porque la palabra más insignificante era motivo de sospecha. Por ejemplo, Abi y Pavel, personajes de la novela  La piel de zorro cantan una canción cuya letra empieza “Cara sin cara”. Son aprehendidos e interrogados por la policía. ¿A quién se refieren con cara sin cara?, pregunta el inquisidor quien tiene una cicatriz. A nadie, contesta Abi, ¿entonces por qué lo cantan? dice “la cicatriz”. Porque es una canción, replica Abi. Se refieren al presidente del país, es la conclusión del policía. Y Abi, quien tiene antecedentes penales, desaparece del escenario, nunca más se sabe de él. (Müller, 1996: 148-149).
            La policía era implacable con cualquier sospechoso. En la novela El hombre es un gran faisán en el mundo se menciona, además de la desaparición de algunos personajes quienes no eran del agrado del sistema, también el hecho de que los disidentes eran internados en hospitales donde recibían tratamientos psicosomáticos. La forma escueta, con la que la autora narra ciertos “síntomas” de la dictadura, obliga a algunos lectores a leer entre líneas, y a otros, de origen rumano como yo, a refrescar su memoria.

El peletero miró la escudilla. “Arriba en la montaña más alta”, dijo, “hay un sanatorio. Ahí están los locos. Dan vueltas alrededor de una valla en calzoncillos azules y abrigos gruesos. Uno de ellos se pasa todo el día buscando piñas en la hierba y hablando solo. Rudi dice que es minero. Y que una vez organizó una huelga”.
         La mujer del peletero metió la punta del dedo en la clara batida. “Y ahí está el resultado”, dijo lamiéndose la punta del dedo.
         “Otro”, dijo el peletero, “sólo estuvo una semana en el sanatorio. Regresó a la mina. Y un coche lo atropelló” (Müller, 1992: 30).

Los métodos brutales de la policía secreta no eran aplicados a escondidas y esto tenía una razón muy simple. El control se ejerce a través del miedo palpable y concreto. La filtración del poder atemorizante en las esferas más íntimas de la privacidad del hogar forja, en candente, el instrumento adecuado para crear un verdadero terrorismo psíquico. Adina, personaje de la novela La piel del zorro, siente esa presión constante. Ella observa cuando llega a su casa, que una pata de la piel de zorro que se encuentra en el piso de su recámara está cortada, y en el escusado flota la colilla de un cigarro. El escenario se repite en varias ocasiones, hasta que en el piso hay tres patas sueltas. El recordatorio está presente. La puerta de su casa cerrada con llave no la puede proteger. Ella se siente vulnerable porque está expuesta a las agresividades del gobierno en su propio hogar. “Podrían envenenarme cualquier día”, dice Adina, y Paul su antiguo novio le contesta: “es un zorro con el que puedes volverte loco”. Ahora, ¿por qué Adina se convierte en sospechosa? Porque se atrevió a decirle al director de la escuela en la que trabaja, que el gobierno explota a los menores al mandarlos cada otoño al campo para recoger la cosecha; y a los alumnos a su vez, les recomendó comer tantos jitomates como pudieran, porque a casa era prohibido llevarlos.
            Veamos un fragmento de la entrevista que tiene Adina con el director.
Sobre la dalia, suspendida en la luz hay una mancha de polvo, ¿no es así, camarada director?, dice Adina. Su voz es baja, el director da un paso sobre la mancha de tinta [en el piso], está parado detrás de la silla de Adina. Su respiración es seca y corta, su mano se estira hacia el escote de su blusa, baja por la espalda, sin CAMARADA, dice él, ahora no se trata de eso.
          Su espalda está tiesa, el asco no la dobla, no tengo ninguna verruga en la espalda, dice la boca de Adina. El director se ríe, está bien, dice, ella oprime la espalda contra el respaldo de la silla, él saca la mano de su blusa, no la reportaré esta vez, dice él. La dalia roza su oreja, quién le va a creer eso, dice Adina. Ella mira en los pétalos rojos de la dalia, la sangre de las sandías. No soy así, dice él. La fetidez del sudor es más pesada que el tabaco en su perfume. Se peina.
          Su peine tiene dientes azules (Müller, 1996: 85)

 

En la escena de arriba, la autora alude también al abuso sexual que practicaban los superiores como una forma de recompensa para pagar su silencio o, para otorgar favores. En la fábrica de alambre que se menciona en la misma novela, las mujeres cada otoño se prostituyen con el jefe del almacén para recibir el uniforme afelpado de invierno.
            La vida diaria, en pocas palabras, se constituía de los siguientes elementos: miedo ante la autoridad, penuria de alimentos, escasez de luz eléctrica, censura, falta de libertad de expresión y de movimiento (las fronteras del país estaban cerradas para los ciudadanos rumanos). Ante esta situación, el individuo buscaba refugio en una segunda personalidad. Todorov (1998) la llama “desdoblamiento”, o “doble pensamiento”.

Se manejaban dos discursos totalmente diferentes: uno diario y uno privado. El discurso diario, vigilado por el siempre presente ojo del dictador, cuyos retratos adornaban todos los lugares públicos, se caracterizaba por un tedio embrutecedor. Los niños aprendían desde la cuna las marchas alegres de la clase obrera que la radio y televisión nacional transmitían a todas horas; las infinitas filas para obtener alimentos servían como terapia a los ciudadanos (la gente hablaba de sus penas familiares y era agradecida por los consejos recibidos); los discursos ensalzados del presidente, quien parecía arrancar de su vocabulario las palabras “felicidad y bienestar popular” y las esparcía gesticulando con su mano derecha sobre las cabezas del auditorio, eran en realidad un insulto para todos los ciudadanos.

La corrupción masiva que se manifestaba en todas las esferas, facilitaba a su vez la obtención de pequeños favores, que hacían un poco más agradable la vida diaria. En La piel del zorro, por ejemplo, Pavel el policía secreto llega a su casa con el portafolio lleno de alimentos que recibió por sus benévolos servicios. (Estos productos no se vendían en el mercado rumano, se conseguían clandestinamente del extranjero y servían para sobornar). Abre el portafolio y pone sobre la mesa: una Nutella, unos chocolates Alpenmilch, medio kilo de café, unas cajetillas de cigarros y una margarina. La familia: madre, padre e hija se sientan a cenar:

Desde hace un mes te estoy diciendo, dice la madre, que debes ir a la escuela, que debes hablar con la maestra. Todos le llevan café, dice la hija, sólo nosotros no. Y eso se refleja en las calificaciones, dice la madre. [...] A esa no le voy a dar café, tal vez una bofetada.  Cuando yo hable con ella, quienes van a recibir café seremos nosotros (Müller, 1996: 153-154).        

En este discurso diario, en el que la gente hacía lo posible para quitar obstáculos y hacer más nítida su existencia, predominaba el silencio. Las reglas escritas o no, se aceptaban tácitamente. Cualquier protesta era cortada desde su raíz, y es por eso que hablar sobre política era tabú. Las infamias del régimen se observaban, se analizaban y se registraban en la memoria. No se trata de que este asunto no mereciera una discusión, sino que simplemente era más sano ser prudente y guardar las cosas para sí.
            El segundo discurso que se practicaba era el privado, el íntimo y secreto que merodeaba en las mentes y no se decía en voz alta por su peligrosidad. Este discurso evidentemente se originaba en el primero. Cuando la represión llega a sus extremos, el individuo busca refugio en su fantasía y lo primero que alucina es la libertad. Es entonces cuando se revalora la importancia y el significado de esta palabra. En su gran mayoría los personajes de Müller están marcados por este anhelo que les ayuda a sobrellevar la claustrofóbica sensación de estar encerrados. El aparato policiaco era tan sólidamente estructurado, que un cambio de régimen en el país era inimaginable. Las únicas maneras de alcanzar la libertad eran, o a través de la emigración, por medio del tan deseado pasaporte café, es decir apátrida, que consiguen los Windisch, personajes de la novela El hombre es un gran faisán en el mundo; o por medio de la huida bajo el riesgo de ser fusilado en la frontera. El Danubio no sólo es el río que marca la frontera sur, con la exYugoslavia y Bulgaria, sino que por un lado es una zanja que corta el país del resto del mundo, y por el otro, representa también una vía de escape. Esto se debía al hecho de que Yugoslavia en aquel entonces era un trampolín para llegar a Occidente, ya que no regresaba a los fugitivos a su país de origen. Había quienes, a pesar del peligro, arriesgaban este camino, otros se quedaban con el martirizante sueño de quererlo probar.
            Ilije, personaje de la novela La piel del zorro, está reclutado en una guarnición cerca del Danubio. Una tarde no puede regresar con el pelotón, porque perdió la pala con la que construyeron trincheras en la maniobra. Se queda a buscarla. Está solo. El río está cerca y su deseo de cruzar nadando hacia la libertad está más intenso que nunca. Pero no se atreve, porque:

En la cima del cerro Ilije tiene miedo de salir de sus propias huellas. La llanura es negra, pero el suelo no es el agua. Camina al lado de las huellas del tanque, y tiene miedo de voltear. La trinchera lo ha visto todo, y mañana el oficial con el diente dorado sabrá que es traición. Su boca gritará, su diente brillará. La cima del cerro muda, ya no sabrá que estuvo toda la noche en una frente, que fue ella quien impulsó a la huida una cabeza transparente de miedo.
         Entonces cada paso imprime un hoyo en el estómago, cada respiración una piedra en la garganta. Los tallos quebrados de maíz raspan sus corvas, el pasto está en su trasero desnudo. Ilije tiene que defecar. Alza la cabeza, empuja. Rompe una hoja del tallo, una hoja angosta y larga de maíz. La hoja se rompe y su dedo apesta. Y el maizal apesta, y el bosque. Y la noche, y la luna que no está ahí, apestan.
         Ilije llora y maldice la madre de todos los soldados, de los oficiales, de los tanques y de las trincheras. A los dioses y a todos los nacidos del mundo.
         Sus maldiciones son frías, sus maldiciones no son para comer ni para dormir. Para  errar y para tener frío, subir entre los tallos de maíz y asfixiarse. Para remolinar y acostarse son sus maldiciones, para una breve rabia y una larga quietud.
         Las maldiciones que se rompen, jamás han existido (Müller, 1996: 206-207)

Hoy mejor no me hubiera encontrado (Heute wäre ich mir lieber nicht begegnet) suena como una sentencia sarcástica, y es el título de otra novela de Herta Müller (1997). Escrita en primera persona, la novela inicia con las atemorizantes palabras: “Me han citado”, y conforme va avanzando la trama nos enteramos de los métodos que utilizaba la policía en sus interrogatorios. La narradora es costurera en una fábrica, y con la esperanza de ser rescatada por un extranjero, pone en el bolsillo de uno de los sacos, destinado a ser exportado a Italia, un papelito con el siguiente recado: “Ti aspetto”. Abajo está escrito su nombre y su domicilio. Su superior con el que tuvo hace años una aventura amorosa la delata. Lo que parecía un juego, se vuelve un asunto dramático. Las autoridades la tienen en la mira, y en el camino hacia su cita –porque el italiano hizo caso al recado encontrado en su chaqueta-, ve por casualidad, a su segundo marido Paul, hablando confidencialmente con un hombre de la policía secreta. ¿Quién la delató? ¿El marido o el jefe? La incertidumbre y la sospecha la hacen exclamar casi histérica “Ja, ja, no volverse loca”, palabras que también marcan el final del relato.
            Las novelas de Herta Müller están sobrepopladas de personajes de los que destacan como principales unos cuantos. Las tramas son enredadas, el tiempo interno de las historias se quiebra, presente y pasado se intercalan. En pequeños fragmentos la autora cuenta la historia de cada unos de sus personajes. La estructura fraccionada de las novelas tiene cierta similitud con el mecanismo fotográfico que se le atribuye al gato que deambula por la fábrica de alambres en la novela La piel del zorro. El gato registra como una cámara los acontecimientos denigrantes. En su ojo permanecen grabadas las imágenes de las mujeres que se prostituyen por su uniforme afelpado de invierno. Las tomas no tienen tiempo para envejecer, se suceden una a la otra y además están a la vista de todos. Cada mujer sabe que en la siguiente fotografía ella podría estar en el ojo del gato. A pesar de esta similitud fotográfica, las novelas de Herta Müller no se parecen a un álbum. Ella no acomoda las fotografías en orden cronológico, como lo acostumbran los viajeros para recordar paso por paso los lugares que han visitado. Es como si tuviera las fotografías regadas sobre una mesa y las fuera tomando de allí en el orden en el que su memoria adolorida le va dictando los recuerdos sombríos. Una imagen sucede a la otra y tampoco tiene tiempo para envejecer, y del mismo modo que las mujeres en la fábrica, cada rumano que vivió aquellos últimos años de la dictadura comunista, sabe que, tal vez en la siguiente fotografía, podría estar retratado su propio destino.
El lenguaje de la autora es libre de cualquier sentimentalismo quejumbroso. El tono lacónico y en ocasiones áspero se entremezcla con metáforas y otorga un poder inmenso a su expresión literaria. Elementos de la naturaleza intensifican el colorido de las imágenes. Blanco y negro son los dos extremos entre los cuales se produce la mezcla de colores. Los álamos son “cuchillos verdes” y cortan el cielo, mientras que sus “sombras oscuras en el río ahuyentan a los peces”; “los cuervos se quedan en el bosque porque está negro. Las ramas se hacen las muertas”; “el sol es una calabaza ardiente”. En las “calladas avenidas del poder” donde viven los directores, oficiales del servicio secreto y el alcalde, “tiemblan de miedo las ráfagas del viento”; las caras de los niños en la escuela “huelen a fruta descompuesta”, sus ojos cansados “no escuchan”; la “mancha negra en el ojo del dictador” vigila el comportamiento de todos.
Sin embargo, sus novelas son monotemáticas. Herta Müller es repetitiva y obsesiva, escribe pues, desde una memoria envenenada por el totalitarismo. Se remite continuamente al entorno social, a la vida diaria en este enorme ghetto que representaba Rumania en los últimos años del régimen comunista. Esta parcialidad, si bien puede nacer de un ímpetu valeroso por rescatar una infeliz época histórica, una especie de recuento de memoria individual que se convierte en universal; de igual modo, representa un punto de vista estrecho, compactado, maniobrado hacia una sola dirección que para algunos lectores puede resultar monótono e incoloro. En este sentido la tozudez se muestra como un arma de dos filos: lo que hace valiosa una narración,  la amenaza al mismo tiempo.
Después de más de tres décadas de escritura, Herta Müller sigue con la misma temática: el totalitarismo y la deshumanización del individuo. En su novela más reciente Atemschaukel (El columpio del aliento), publicada en agosto de 2009 por la editorial Hanser, narra sobre la época después de la segunda guerra mundial, en la que alemanes que vivían en Rumania fueron deportados a campos de concentración en Rusia. El relato empieza, con una frase atemorizante, y dice así: “Eran las tres de la mañana del día 15 de enero de 1945, cuando la patrulla me recogió. El frío arreció, había quince grados Celsius bajo cero”.
Esta obsesión, tal vez, se deba al deseo recalcitrante de hacer un monumento de la humillación que el individuo sufrió durante la época del régimen comunista. La literatura de Herta Müller, entonces, se convierte como la del holocausto, en una especie de crónica, un recordatorio para las futuras generaciones. Como si con su insistencia pareciera decirnos: “Eso así fue jóvenes. La ilusión ideológica de crear una clase obrera que gobierne un país son puras pamplinas. La realidad era diferente, y aquí está mi obra para dar testimonio de eso.”
El 8 de octubre del 2009,  los periódicos nos sorprendieron con la noticia de que Herta Müller ganó el Premio Nobel de Literatura. En la prensa alemana los críticos destacan el valor literario de su escritura, no sin sorprenderse también, que el salto que dio en la lista de los premios fue gigantesco, brincándose entre otros, el Premio de los Libreros Alemanes que se entrega en la Feria Internacional de Libro de Frankfurt, o el Premio Büchner, máximo galardón de aquel país. Ya en el 2002, la Academia Sueca premió al escritor húngaro Imre Kertész por los recuerdos de los campos de concentración nazi que retrata en su literatura, hoy pareciera que con Herta Müller se honran los veinte años desde la caída del muro de Berlín y la desaparición de la invisible cortina de hierro, ambos símbolos del totalitarismo del siglo XX. Y si bien, ante esta gran distinción, la cancillera Angela Merkel está contenta de que la autora encontró una nueva patria en Alemania, en su pueblo natal Nitzkidorf, en cambio, se forjan ya grandes planes para el futuro, como: hacer de su casa natal un museo para atraer el turismo, darle su nombre a la escuela y distinguirla como ciudadana de honor.
El 15 de octubre de 2009, el periódico rumano Adevărul.ro en su versión electrónica, publicó imágenes escaneadas de documentos de la policía secreta, que datan de 1987. Los documentos aparecen en seguida de una entrevista que Lavinia Bălulescu le hizo a Richard Wagner, escritor rumano de nacionalidad alemana que estuvo casado con Herta Müller. Las imágenes llevan por título: “Hoy en la sección ´Literatura y arte´ del Adevărul, seis páginas sobre la galardonada con el Premio Nobel de Literatura de este año”. Anexo estos seis documentos en original y en la traducción que hice del rumano porque, sin duda alguna, representan material de archivo sumamente importante para los estudiosos de la obra de Herta Müller, ya que en ellos se evidencian las manipulaciones de la policía secreta, para desprestigiar y difamar a la autora.
El pasado, pues, cobra vida en la obra de Herta Müller. El totalitarismo comunista, sombra inseparable de su cuerpo y mente, la acompaña todavía veinte años después del cambio de régimen en Rumania y marca, con su desesperanza, a todos sus personajes literarios.

Bibliografía
Müller, H. (1992) El hombre es un gran faisán en el mundo, Madrid: Siruela, 120 pp
_______ (1994) Der Fuchs war damals schon der Jäger, Frankfurt: Rowohlt (Taschenbuch no. 1290), 286 pp.
 _______ (1996) La piel del zorro, Madrid: Plaza & Janes,  254 pp.
________ (1997) Heute wäre ich mir lieber nicht begegnet, München: Rowohlt, 240 pp.
________ (2009) Atemschaukel, München: Hanser, 304 pp.
Todorov, T. (1998) El hombre desplazado, Madrid:  Taurus.

 


Secretaría del Condado Timiş                                               ESTRICTAMENTE SECRETO
Para el Ministerio de Asuntos Internos                                        Exp. No. 2
268 (escrito a mano, tachado)
267 (escrito a mano)

No. I/A/P.N/0030216/22.08.1987

Sello: C.N.S.A.S. 05 dic. 2008.
Dirección General de Archivos

 

Ministerio de Asuntos Internos
Unidad Militar 0544
Bucarest
Camarada Teniente General
Stamatoiu Aristotel
Personalmente

 

Informe:
En los expedientes que contienen la persecución informativa que llevamos sobre algunas personas de nacionalidad alemana del Condado Timiş, con preocupaciones literarias y conocidas por su postura hostil hacia nuestro Estado, como lo son: MÜLLER HERTA, WAGNER RICHARD y TOTOK WILIAM, quienes tienen previsto emigrar a la R.F. de Alemania y después de la partida son capaces de llevar a cabo acciones adversas en contra de nosotros, también se han tomado medidas para comprometerlos y aislarlos en el extranjero, especialmente en la R.F. de Alemania, donde pretenden establecerse y tienen contactos.
            En cuanto a MÜLLER HERTA utilizamos, sobre todo, algunos aspectos del contenido de su obra “Niederungen” (“Depresiones”) publicada en nuestro país en 1982, y después en la R.F. de Alemania, y en la que, además de algunas deshonras  dirigidas a nuestro Estado, describe ciertos hábitos e inmoralidades que supuestamente existen entre los ciudadanos de nacionalidad alemana en el Bánato, cosa que provocó reacciones en contra de MÜLLER HERTA inmediatamente después de la aparición de su trabajo, considerando que este tipo de hábitos, aunque son reales, no se debieron haber evidenciado, ya que por su naturaleza pueden herir el orgullo y poner en inferioridad a los ciudadanos de nacionalidad alemana en relación con ciudadanos de otras nacionalidades.
            Estas ideas del texto de MÜLLER HERTA fueron promulgadas en el país y en la R.F. de Alemania por nuestras fuentes y por el contacto que tomamos con algunas personas que recibieron pasaportes para establecerse de manera definitiva en la R.F. de Alemania, y la influencia que ejercimos sobre ellos.
            Al mismo tiempo, se aprobó que en el periodo 1984-1985, MÜLLER HERTA y su esposo WAGNER RICHARD lleven a cabo salidas temporales a la R.F. de Alemania.
            Como consecuencia de las medidas tomadas surgieron diferentes reacciones en el ámbito de los emigrantes alemanes. De este modo, en 1984 el ciudadano de Alemania Occidental KUHKL PETER, en una carta dirigida a WISSENZ FRANZ de Nitzkidorf, Condado Timiş, lugar natal de MÜLLER HERTA, dice entre otras cosas: “… HERTA se había burlado de sus conciudadanos por un precio mucho más bajo, y se mereció el odio de

269(escrito a mano, tachado)
268 (escrito a mano)

todos. Yo con frecuencia voy a conferencias, soy miembro de varias asociaciones y en todas partes sólo he escuchado cosas buenas sobre nosotros y nuestros antepasados, pero eso, lo que HERTA hizo, te corta la respiración”.
            Así mismo, hasta en las primeras visitas efectuadas por HERTA MÜLLER a la R.F. de Alemania en octubre – noviembre 1984, fue recibida con hostilidad por algunas personas del público, quienes le reprocharon que ella era agente de la Seguridad del Estado Rumano, motivo por el que fue favorecida con viajes al extranjero y que por encargo del partido y de la securitate escribió textos literarios con la finalidad de ensuciar y difamar a la población de nacionalidad alemana en Rumania. Este tipo de afirmaciones se han hecho sobre HERTA MÜLLER también a través de algunos artículos publicados en los periódicos de los emigrantes.
            Como consecuencia de las medidas tomadas, las posturas en contra de HERTA MÜLLER se multiplicaron y se conocen un sinfín.
            De este modo, la fuente “WAGNER” que en el periodo septiembre-octubre 1986 estuvo en la R.F. de Alemania, señaló a su regreso que en algunos círculos de emigrantes alemanes, HERTA MÜLLER es severamente criticada por el contenido del libro “Niederungen” en el que habría escrito cosas “feas y falsas” habiendo sido declarada “loca” y que aquellos que le otorgaron premios en la R.F. de Alemania son personas “de su misma calaña”.
            En los últimos meses del año 1986 al domicilio en Rumania de HERTA MÜLLER fueron enviados dos materiales, de los cuales en el primero en una hoja de papel firmada por 22 personas se muestra: “En Alemania no es usted bienvenida. Es una vergüenza escribir tales cosas sobre el Bánato”.
            En la segunda carta, cuyo remitente es un tal E. GROSS se menciona: “Sus libros deberían ser quemados y a usted la deberían de echar a la cárcel. Quédese donde está, en Alemania no hay lugar para usted”.


272 (escrito a mano, tachado)
271 (escrito a mano)

Timbre alemán
Sello postal de Stuttgart
3.11.1986

Señora                                                                                   Sello: C.N.S.A.S
Herta Müller                                                                           5 dic. 2008
1934 Nitzkidorf                                                                      Dirección de Archivo General
Condado Timiş
Rumania

(Texto alemán, letra manuscrita)
En Alemania no es usted bienvenida. Es una vergüenza escribir tales cosas sobre el Bánato

(Texto en rumano, letra manuscrita)
En Alemania no es usted bienvenida. Es una vergüenza escribir tales cosas sobre el Bánato

Remitente:
H. P. (apellido ilegible)
Gartenstr. 29
7 Stuttgart II


271 (escrito a mano, tachado)
272 (escrito a mano)

(Datos del sobre)
Remitente:
E. Gross
Kaiserstr. 57
7000 Stuttgart

Sello: C.N.S.A.S                                                                Timbre alemán
5 dic. 2008                                                                          Sello postal: Stuttgart
Dirección General de Archivos                                          (día, mes ilegible) 1986

 

(Texto en alemán, letra manuscrita)
Sus libros deberían ser quemados y a usted la deberían de echar a la cárcel. Quédese donde está, en Alemania no hay lugar para usted.

(Texto en rumano, letra manuscrita)
Sus libros deberían ser quemados y a usted la deberían de echar a la cárcel. Quédese donde está, en Alemania no hay lugar para usted.


353 (escrito a mano)

Secretaría del Condado Timiş                                               ESTRICTAMENTE SECRETO
Para el Ministerio de Asuntos Internos                                        Exp. No. 2

No. I/A/F.V/0034.053/ 22.10.1988

Sello                                                                                  APRUEBO
C.N.S.A.S.                                                                        (Firma ilegible)
24 abril 2008
Dirección de Investigación

MEDIDAS A SER TOMADAS
-réplica al caso “BÁNATOS”

En el contexto de la creciente virulencia de las acciones desarrolladas en Alemania Federal por: HERTA MÜLLER, TOTOK WILIAM, RICHARD WAGNER y FRAUENDORFER HELMUT escritores de lengua alemana, emigrados del Condado Timiş y establecidos en Alemania Federal, es preciso establecer medidas para su intimidación y pacificación.
            Por los datos que obtuvimos sobre los arriba mencionados, resulta que también después de su salida del país, se mantuvieron en una postura sumamente hostil, y las medidas para una influencia positiva, hasta la fecha, no lograron su propósito.
            Para entorpecer sus actividades, últimamente actuamos en mira de identificar las relaciones influyentes apropiadas y el ascendente moral sobre los arriba mencionados.
            Al mismo tiempo, estamos actuando en colaboración con G.O.T.0544 para identificar algunas posibilidades para comprometerlos e aislarlos de los emigrantes alemanes procedentes de nuestra zona.
            En el sentido de lo arriba mencionado, tomaremos las siguientes medidas:


Bibliografía:
Revista Adevărul.ro, 15 de octubre. (Versión en internet:
http://www.adevarul.ro/articole/timisoara-marturiile-fostului-sot-al-hertei-m-ller.html), (15.10.2009). Traducción del rumano: Hariet Quint






  Las citas que se mencionan en este artículo se refieren a la edición alemana Der Fuchs war damals schon der Jäger, Frankfurt, Rowohlt (Taschenbuch 1290), 1994, 286 pp. [Las traducciones del alemán son mías]